miércoles, 31 de octubre de 2012

El nieto

 
Tenemos un nietecillo
que se parece a un clavel,
tan bueno y juguetón
y le llamamos Samuel.

La abuela siempre pendiente,
los dos loquitos por él;
le gusta mucho el columpio
y el carrito con luces también.

Cuando pasan unos días
y no sabemos de él
nos falta como el aliento,
no se puede comprender.

 
 Manuel Trigo de la Cruz


El abuelo materno de Samuel ha compuesto estas sencillas coplas, basándose en la experiencia del primer nieto y en ese sentimiento difícil de explicar pero que se vive intensamente: el amor de los abuelos hacia sus nietos. Me emociona, sobre todo, la última: Cuando pasan unos días / y no sabemos de él / nos falta como el aliento, / no se puede comprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario