sábado, 23 de abril de 2016

El niño y el azar


Esto dice Demócrito:
todo en el universo es fruto del azar. 
 
Y tiende un puente a las antípodas
donde un niño juega en la playa
ajeno a la existencia de los átomos,
al vacío del hombre, al azar que multiplica
                                                                          la sombra.
Absorto en la canción del agua que reverbera
en la bahía, sus iris dibujan un haz
lumínico: la endógena belleza,
el mundo imponderable.
 
La palabra fracaso no existe.
No existe todavía.


© Ana Isabel Trigo Cáceres / abril 2016
Mejor Poema en la 95º Edición de Palabras Prestadas


No hay comentarios:

Publicar un comentario